Versace ayer y hoy

A lo largo de 40 años, esta firma ha logrado redescubrir el erotismo femenino y dar nuevo brillo a la belleza de la mujer.

La historia de Versace comienza en una humilde casa de la región de Calabria, al sur de Italia, donde el 2 de diciembre de 1946 nació Gianni, el segundo hijo del matrimonio formado por el carbonero Antonio y la modista Francesca. Ahí, en el taller de su madre, mientras la ayudaba a trabajar con las telas y costuras, disfrutaba leyendo clásicos como la Ilíada y la Odisea. Así, en un ambiente que recordaba el arte de la Grecia antigua, se sumergía en el mundo de la moda.

EN BUSCA DE UN FUTURO

Versace ayer y hoy

Gianni Versace con algunas de las top models que ayudó a “crear”. Entre ellas aparecen Naomi Campbell, Claudia Schiffer, Carla Bruni y Cindy Crawford.

A los 18 años, Gianni inició sus estudios en arquitectura. Sin embargo, pronto se dio cuenta de que su verdadera pasión era otra, por lo que a los 25 años decidió mudarse a Milán en busca de su sueño. Ahí comenzó a diseñar para pequeñas marcas como Florentine Flowers, Callaghan y Genny, con tal éxito que en poco tiempo, en el año de 1978, lanzaría la primera colección Versace y abriría su primera boutique en la Via della Spiga, en lo que fue el inicio de una firma que crearía época. Poco después se unirían su hermano mayor, Santo, como encargado de las finanzas, y Donatella, quien desde pequeña fue su musa y principal crítica, en quien Gianni confiaba y probaba sus vestidos. Al mismo tiempo, los expertos reconocían la visión innovadora y creativa de Versace, en la que mezclaba un estilo colorido, glamuroso y sexy con los códigos de la cultura y artesanía italianas.

TRAGEDIA Y RESURGIMIENTO

Versace ayer y hoy 2

Donatella Versace con las legendarias modelos de los noventa que se reunieron el año pasado en un tributo al fundador.

A comienzos de los noventa, Versace ya era uno de los diseñadores más admirados de la industria y de los más seguidos tanto por celebridades como miembros de la realeza, como la Princesa de Gales —Lady Di— y la Princesa Carolina de Mónaco, a través de prendas donde ensalzaba, con un enfoque muy erótico, la belleza femenina. Sin embargo, el cuento de hadas terminó el 15 de julio de 1997 en Miami, con el asesinato de Gianni, que dejó un hueco creativo difícil de llenar y del que su hermana Donatella tuvo que hacerse cargo obligada por las circunstancias. Ella, asaltada por las dudas, en un principio no se sentía con la capacidad de su hermano para mantener el prestigio de la ya icónica marca.

UN NUEVO INICIO

Versace ayer y hoy 3

Donatella dirige las colecciones de la firma actualmente.

Sin embargo, poco a poco Donatella fue luchando por ganarse su propio nombre. Como ella misma cuenta, en algún momento se dio cuenta de que en el pasado era ella a quien más recurría y consultaba su hermano, así que sólo tenía que seguir sus instintos. Tras las complicaciones financieras luego de la muerte del diseñador, Donatella logró regresar a la marca a sus orígenes y sus primeras glorias para volver a ser de las más deseadas en las pasarelas y alfombras rojas. Incluso diversificó el negocio con los hoteles de lujo Palazzo Versace. Hoy la casa ha vuelto a crear esas piezas ultraglamurosas y ultrasensuales de las que Gianni se sentiría orgulloso.

LA MEDUSA

Versace ayer y hoy 1Gianni tomó inspiración de las ruinas griegas y romanas en torno a la región de Calabria y de los libros que alimentaron su curiosidad en los primeros años de su infancia en el taller de costura de su madre para crear el emblema de la marca. Desde los ochenta, se convirtió en sinónimo del estilo opulento de Versace, tanto en sus productos como en el interior de sus propias tiendas y villas.

Versace de venta en El Palacio de Hierro Polanco.

NOTAS RELACIONADAS