L’Occitane, sueño provenzal

L’Occitane aprovecha las maravillas naturales del sur de Francia para la elaboración de todos sus productos.

L'Occitane, sueño provenzal 1

Ubicada al sureste de Francia, frente al mar Mediterráneo y limítrofe con las fronteras de España e Italia, existe una región conocida como Occitania. Desde tiempos remotos fue un cruce estratégico entre diversas culturas y su favorable clima (que oscila entre los 13 y 25 ºC durante al menos siete meses al año) la hicieron perfecta para asentamientos humanos. Su vasta flora y paisajes de ensueño la han convertido, además, en un atractivo destino turístico. Ahí nació la firma de belleza L’Occitane.

EL ORIGEN

Todo inició en los mercados de Manosque, en la región de la Provenza en 1976, cuando un joven de 23 años llamado Olivier Baussan, un apasionado de la botánica, comenzó a vender aceite esencial de romero —un potente antioxidante— que él mismo destilaba en un pequeño alambique instalado en su casa. Su éxito lo llevo a producir jabones y cremas corporales, todos formulados con ingredientes locales, entre los que destacaba la lavanda.

L'Occitane, sueño provenzal 2

Olivier Baussan, en los campos de la Provenza.

AL NATURAL

La propuesta natural y aromática de Olivier lo llevó a crear L’Occitane, con el objetivo de dar a conocer las maravillas de su tierra en todos los rincones del planeta. A lo largo de poco más de cuatro décadas, la marca se ha caracterizado por la utilización de ingredientes locales, así como por un proceso de fabricación que respeta métodos de extracción muy tradicionales —los alambiques siguen siendo uno de sus instrumentos clave para la destilación de cada ingrediente—. Además, un equipo de más de 100 investigadores trabaja en los 11 laboratorios que tiene la firma. Ellos se encargan de obtener los mejores activos de la naturaleza para que éstos se traduzcan en beneficios, a corto y largo plazos, en la piel de mujeres y hombres.

L'Occitane, sueño provenzal 4

CRÈME DIVINE       SOIN COMPLET CADE       CRÈME NUIT PRÉCIEUSE

SOCIALMENTE RESPONSABLE

L’Occitane siempre se ha preocupado por obtener, de la manera más natural posible, cada uno de los ingredientes activos de sus productos, no sólo para el beneficio de la piel, sino pensando en las comunidades donde los obtiene. Es por eso que desde hace más de dos décadas ha enfocado sus esfuerzos en establecer sistemas de comercio justo. En la nación africana de Burkina Faso tiene un programa de emancipación económica dirigido a las mujeres que cosechan nuez karité, cuya manteca es uno de los ingredientes más utilizados en la marca. Además, en 2006 se creó la Fundación L’Occitane, que, entre otras iniciativas, apoya la discapacidad visual en todo el mundo y reconstruye zonas afectadas por desastres naturales.

UNA EXPERIENCIA COMPLETA

L'Occitane, sueño provenzal

La fábrica en Manosque ofrece visitas guiadas a través de las cuales se pueden conocer los laboratorios y las líneas de empaquetado, así como tener la oportunidad de probar diferentes productos. Además, el complejo cuenta con un museo que exhibe los eventos más importantes dentro de la historia de la marca, un jardín en el que se pueden apreciar las diferentes plantas mediterráneas que cosechan y, para finalizar, una tienda que es el complemento ideal a la visita.

Si quieres conocer la rutina antiedad de L’Occitane, dale clic aquí.

L’Occitane de venta en El Palacio de Hierro.

En este artículo: L'Occitane, Belleza, L'Occitane, tratamientos
NOTAS RELACIONADAS