Guayabos y Limoneros los nuevos perfumes de Esencia de El Palacio

Conoce estas dos nuevas fragancias que forman parte de una colección con aroma a México.

Guayabos y Limoneros se unen a la colección de perfumes Esencia de El Palacio 2

Desde 1888, El Palacio de Hierro, esencia de un México ávido de lujo y modernidad, ha sido sinónimo de excelencia. El saber hacer y maestría de 130 años de historia quedan plasmados en Esencia de El Palacio, una travesía aromática que vio la luz por primera vez a finales de 2016 con el lanzamiento de tres fragancias: Azahares, Magnolios y Vetiveres. Este año, dos nuevos perfumes se unen a esta gran familia: Guayabos y Limoneros, los cuales fueron creados, al igual que los primeros, por dos grandes mexicanos consagrados dentro de la industria de la perfumería internacional: Rodrigo Flores-Roux, uno de los maestros parfumeurs más celebrados del mundo, y Carlos Huber, fundador de la firma de fragancias Arquiste.

GUAYABOS

Descubrir un guayabo en flor es una experiencia inolvidable. Este árbol de tronco retorcido ha sido cultivado en México por cientos de años, y da origen a un jugoso fruto de pulpa azucarada con un característico aroma intenso, el cual, sin duda, remite a nuestro país, ya que está ligado de forma íntima a nuestra historia y cultura. Hace algunos años, Carlos Huber visitó una hacienda en Yucatán, donde, en uno de sus patios, se encontraba este árbol. La sorpresa de sus aromas fue tan grande que al poco tiempo, bajo el encargo de una firma francesa de velas, realizó un proyecto con acentos de guayaba. Sin embargo, el deseo de trabajar más con este árbol y su fruto lo llevó a retomar esas notas en Guayabos, porque “no he conocido un aroma así en perfumería. Nadie puede hablar de una fragancia de guayaba en esta industria, por lo menos no con esta calidad“, asegura Huber.

Guayabos y Limoneros se unen a la colección de perfumes Esencia de El Palacio

El resultado es una creación inusual, de carácter adictivo e inédito, que expresa con su peculiar riqueza el calor y el color del trópico mexicano, a través de notas de guayaba verde y rosa, flor de guayabo, bergamota de Calabria, grosellero negro, mandarina, jazmín sambac de la India, cedro blanco, madera de ciprés y osmanto de China.

“Cada uno de los perfumes Esencia de El Palacio es una celebración a nuestro país”. —Rodrigo Flores-Roux, nariz detrás de las fragancias Esencia de El Palacio.

LIMONEROS

Pocos tienen una relación tan íntima con un fruto como la que tiene México con el limón verde. “Al igual que el naranjo, el limonero ha sido un árbol peregrino. No es originario de aquí, pero se adaptó muy bien y se ha vuelto importante en nuestra vida cotidiana”, comenta Rodrigo Flores-Roux. Él y Carlos Huber tenían muy clara la necesidad de hacer una fragancia que remitiera a nuestro país. Bajo esa premisa nació Limoneros, un perfume cítrico y refrescante, con acentos amaderados que le otorgan un sentido elegante.

Guayabos y Limoneros se unen a la colección de perfumes Esencia de El Palacio 1

Además, para su creación, Rodrigo estudió algunos refrescos elaboradas con cítricos para identificar su textura efervescente. El resultado es una fragancia “cuya nota predominante no sólo está basada en el limón verde, sino también en una cuestión de sensación que va más allá del olfato, y que abarca el tacto y el gusto. En perfumería no se ha abordado mucho esto. Es un fenómeno que en psicología se conoce como sinestesia y creo que en este perfume está muy bien logrado”, afirma Flores-Roux. Otros ingredientes que lo componen son toronja rosada, jengibre, ajenjo, iris de Florencia, pachuli, vetiver, bucú (un arbusto oriundo de Sudáfrica) y, por supuesto, limón verde mexicano, así como madera y hojas de limonero.

Descubre el universo de Esencia de El Palacio en El Palacio de Hierro.

NOTAS RELACIONADAS