El Jardín Aerin

Nos reunimos con Aerin Lauder en las hermosas playas de la Riviera Maya para conversar sobre su proyecto aromático. / Por: Alonso Escudero.

A primera hora de la mañana, durante un soleado y perfecto día de enero, Aerin Lauder —nieta de una de las mujeres y empresarias más famosas de la historia: Estée Lauder— recibió a La Gaceta en una terraza del hotel boutique Esencia en la Riviera Maya. Ataviada con una blusa de manta blanca con coloridos bordados mexicanos, la neoyorquina, conocida no sólo por su estilo y sofisticación, sino también por su firma homónima de perfumería, accesorios y decoración, estaba lista para compartir con nosotros algunos de sus secretos mejor guardados de belleza, lo que significa llevar el apellido Lauder y su papel como empresaria. Esto fue lo que nos platicó en exclusiva.

El Jardín Aerin 2

Es un placer volver a saludarte. Hace ya un par de años que nos conocimos. ¿Cómo te está tratando nuestro país?

¡Adoro México! Desde luego que esta no es la primera vez que estoy aquí. Una vez que conoces las playas de este maravilloso país, te enamoras de inmediato de ellas. Hay algo extremadamente seductor e inexplicable aquí. Además, es una excelente oportunidad para encontrar inspiración y el mejor pretexto para escaparme del intenso frío de Nueva York [risas].

Viajar es una excelente manera de encontrar inspiración, ¿no crees?

¡Por supuesto! Cada vez que salgo de Nueva York, y más ahora que estoy ahí, no puedo evitar buscar inspiración en todos y cada uno de los aromas que percibo a lo largo del día. Para todos los que nos dedicamos a la industria de la perfumería, cualquier olor es potencialmente un nuevo perfume. Cuando viajo a otros países, y tengo la posibilidad de conocer y aprender de otras culturas, aprovecho para absorber lo más que puedo para después traducirlo en algo novedoso.

El Jardín Aerin 1

Hace poco más de seis años que creaste Aerin, una firma de lifestyle cuya premisa es que se puede tener una vida hermosa casi effortless. ¿A qué te refieres con esto?

Las cosas más bellas de la vida son, a veces, las más inesperadas. Un ejemplo perfecto es la naturaleza, que tiene para nosotros los regalos más fascinantes. A veces tenemos tanta prisa que no nos detenemos ni un segundo a admirarla. De eso se trata Aerin, de reconocer que vivimos rodeados de belleza.

¿Por qué elegiste México para presentar tu más reciente fragancia Hibiscus Palm?

La nueva colección aromática es muy tropical. Está compuesta por acordes de jengibre, leche de coco, frangipani [una planta nativa de México y Centroamérica], flor de jamaica, que sé que es extremadamente popular aquí, y vainilla, uno de mis ingredientes predilectos. Así que cuando estábamos buscando el escenario ideal para presentar Hibiscus Palm, pensamos de inmediato en alguna de las paradisíacas playas de este maravilloso país y la de Xpu-Ha fue la ganadora. Además, vengo a explorar, a recorrer los mercados de la región y a dejarme sorprender por los aromas de México.

“La belleza y la juventud son subjetivas. Yo sólo quiero disfrutar la vida al máximo.”

Muchas de tus fragancias están compuestas por flores y éstas son parte de la historia de tu familia. ¿Cuáles son los primeros recuerdos que tienes de sus aromas?

En la casa de mi abuela [Estée Lauder] siempre había flores frescas y plantas naturales. En el buró, en la mesa de la entrada o en la cocina. Las flores llenaban el ambiente con sus aromas y le daban a los espacios una calidez que nunca voy a olvidar. Ella era una apasionada de las flores y yo también lo soy.

Hablando de Estée Lauder, ¿sientes algún tipo de presión por ser su nieta?

¡Para nada! Ella fue una mujer excepcional y no hay nada que yo pueda hacer ahora para superar lo que ella logró. Ni siquiera pienso en eso. Sólo sé que estaría muy orgullosa de mí y que no dejaría que me comparara con ella.

¿Cómo dirías que ha evolucionado Aerin a lo largo de estos seis años?

Cuando lanzamos la marca, nuestros productos estaban inspirados en el aroma de las rosas, pero como Estée decía: “¿Por qué utilizarías el mismo vestido para jugar tenis y para ir a una cena?”. La misma filosofía la aplicaba al mundo de la perfumería, así que empezamos a explorar múltiples posibilidades en cuanto a la composición de aromas.

El Jardín Aerin 3

Todas las fragancias de Aerin están inspiradas en aromas de distintas flores.

¿Y cómo has evolucionado tú?

Nunca le he tenido miedo a los retos ni al fracaso. Cuando decidí fundar mi propia firma, tenía muchas dudas, pero nos ha ido muy bien y ese éxito se debe a que logramos establecer una marca que es reconocida por su calidad, colores y tener un ADN claramente definido.

¿Cuál es ese ADN?

Nunca verás algo negro en ninguna de nuestras líneas de producto. Aerin es una firma alegre, ultrafemenina y muy romántica.

¿Cuáles son los retos de dirigir una marca de belleza en la actualidad?

La oferta de productos de belleza es cada vez mayor, por lo que siempre tenemos que ser innovadores y, sobre todo, responsables y respetuosos con nuestros clientes.

Tu abuela quería encontrar la fuente de la eterna juventud, ¿tú también?

La belleza y la juventud son subjetivas. Yo sólo quiero ser yo misma ¡y disfrutar la vida al máximo!

¿Cómo definirías el término belleza?

Es sentirte cómodo en tu propia piel, disfrutar de lo que tienes y hacer lo que te guste.

¿Qué ves cuando estás frente al espejo?

¡A mi padre, pero con el cabello largo! [risas].

El Jardín Aerin 4

Gardenia Rattan, Tanger Vanille y Amber Musk de venta en El Palacio de Hierro.


REINA DE BELLEZA

El Jardín Aerin 5

Estée y Aerin Lauder en el Hotel Plaza de Nueva York en los setenta.

El nombre de Estée Lauder es principalmente reconocido por ser una firma de maquillaje y tratamientos de cosmética; sin embargo, es también el de una de las empresarias más prolí- ficas del siglo XX. Josephine Esther Mentzer, nombre de soltera de Estée Lauder, aprendió a crear tratamientos de belleza gracias a su tío, el químico John Scholtz. En 1946, junto a su esposo Joseph Lauder, fundó Estée Lauder Co. Obsesionada con encontrar la fuente de la eterna juventud, Lauder patentó cientos de fórmulas, creó uno de los emporios de belleza más grandes de la historia y dejó un legado invaluable.

 

Aerin de venta en El Palacio de Hierro Coyoacán, Durango, Guadalajara, Interlomas, Monterrey, Perisur, Polanco, Puebla, Querétaro, Santa Fe y Satélite.

NOTAS RELACIONADAS