Hedi Slimane, un personaje único con una visión vanguardista

Desde principios de este mes, Hedi Slimane vuelve a la escena de la moda en la maison Céline. Pero, ¿quién es este diseñador y por qué su nombramiento ha resonado tanto en los medios? Con casi 50 años de vida, es considerado una leyenda viviente. Conoce más sobre este extraordinario personaje.
Hedi Slimane 4

Hedi Slimane al final del desfile Primavera-Verano 2013 de Saint Laurent. Semana de la Moda de París, 1º de octubre de 2012. Fotografía: Antonio de Moraes Barros Filho/WireImage

“Volver a diseñar siempre será una opción, siempre y cuando sea leal a mis principios y proteja la integridad de mi trabajo.”*

—Hedi Slimane

Pocos personajes en la historia de la moda son tan polémicos, comentados y queridos a la vez como Hedi Slimane. Alto, delgado, de grandes ojos aceitunados, labios delgados y nariz fina, siempre vistiendo prendas monocromáticas y hablando un marcado acento francés (cuando se comunica en otro idioma que no sea el suyo). Tímido ante la prensa y obsesivo por mantener el control en cada detalle —por mínimo que sea— de todo lo que hace. Apasionado diseñador inseparable de su cámara (su otro amor, el primero, la fotografía), es un verdadero revolucionario de la moda, pero no en el sentido del hombre que quiere cambiarlo todo para imponerse, sino desde la perspectiva de una persona con una idea firme y perfectamente clara de lo que quiere, con una visión que va más allá de crear sólo prendas (“en Estados Unidos le llaman lifestyle [estilo de vida]”, confesaba en una entrevista) y una fidelidad a sus principios que pocos tienen (o pueden mantener), que lo han llevado a establecer nuevas formas y estilos que se creían imposibles, y que al final —como debe suceder siempre con la moda— son aceptadas y adoptadas por la gente, más allá de la crítica especializada.

PRIMEROS PASOS

De padre tunecino y madre italiana, Hedi nació en la capital francesa en 1968. De acuerdo con una biografía publicada por Vogue París, de adolescente quiso estudiar Hedi Slimane 8periodismo, “cuando tenía alrededor de 13 años, fantaseaba con la idea de trabajar para Le Monde [uno de los periódicos más importantes de Franca] como reportero”, admitió; sin embargo, después de tomar un curso de literatura, decidió inscribirse a Historia del Arte en la École du Louvre, en 1992. Por esa época comenzó a trabajar como asistente de Jean-Jacques Picart, un consultor que, entre otras importantes cosas, ayudó a fundar la maison de alta costura Christian Lacroix. Inmerso en el medio de la moda, conoció a Pierre-Bergé, pareja sentimental del diseñador Yves Saint Laurent y cofundador de la firma homónima, quien lo contrató en 1996 para unirse al equipo de la línea para hombres de la marca. En menos de un año, fue nombrado diseñador en jefe de la división de menswear. A decir de la crítica de moda Suzy Menkes, el “agudo ojo” de Slimane “revolucionó al hombre YSL”.

Tras las negociaciones del grupo Gucci (hoy Kering) para comprar la firma Yves Saint Laurent, Hedi renunció. La última colección que presentó de esa primera etapa (años después volvería como su director creativo), Otoño-Invierno 2000, llamada Black Tie, fue el antecedente de su silueta skinny para hombre. De acuerdo con The Business of Fashion, por esa época el diseñador también declinó la dirección creativa de Jil Sander.

“Siempre he capturar fotografías, de la misma forma que algunas personas toman notas o escriben sus pensamientos.”

Terminado su contrato con Yves Saint Laurent, Hedi decidió regresar a su pasión como fotógrafo, y se mudó a Berlín, donde realizó una residencia en el Kunst-Werke Institute for Contemporary Art. De esa experiencia resultó su primer libro, titulado Hedi Slimane: Intermission (2002), que compila una serie de imágenes en blanco y negro capturadas por él. Más tarde, en 2004 y 2006, lanzó los títulos: Stage London Birth of a Cult, respectivamente, en los que plasmó imágenes de su imaginario favorito: ídolos del rock y la escena indie (temas que también reflejo en sus posteriores colecciones de moda). Su estilo, según comentó alguna vez a Vogue, es un “reportaje fotográfico perpetuo”.

En una entrevista concedida en 2013 a la entonces editora de la revista Interview, Ingrid Sischy, Slimane confesó: “Comencé a tomar fotografías antes de siquiera iniciar en la moda. No empecé a involucrarme con prendas hasta los 16, pero mi primera cámara la tuve a los 11. Siempre he capturar fotografías, de la misma forma que algunas personas toman notas o escriben sus pensamientos.”

Hedi Slimane 5

Hedi Slimane y Pierre Berger en 2002 al final de la pasarela de-Dior.

LEYENDA VIVIENTE

Después de un interludio en el que pausó su vocación de diseñador de moda, llegó a las talleres de Dior, donde estuvo a cargo de la línea para hombres (Homme) de la maison. En una entrevista concedida a la ahora desaparecida revista DNR, Slimane habló, entre otros temas, sobre la importancia de trabajar en una firma tan legendaria, donde, según comentó, continuaría redefiniendo la noción tradicional de la moda masculina.

“Hay un problema psicológico con la ropa para hombres, en el sentido de que no se te permite usar esto o aquello. Hoy en día, si cambias un botón, eres considerado un revolucionario”, le dijo Slimane a Miles Socha, quien lo entrevistó para DNR. “No es que tenga una postura política respecto a las prendas para hombre, pero hay algunas declaraciones que quiero hacer al respecto”, agregó.

“Hay un problema psicológico con la ropa para hombres, en el sentido de que no se te permite usar esto o aquello. Hoy en día, si cambias un botón, eres considerado un revolucionario”

Su paso por Dior (donde permaneció hasta 2007) fue un éxito y una reafirmación de la visión pionera de Slimane. Ahí consolidó su silueta skinny para hombre, una tendencia que adoptarían diversas marcas después, además de que posicionó a Dior Homme a la vanguardia y la proyectó como una línea internacional (el fuerte de la maison habían sido las prendas para mujer). En abril de 2002, Hedi fue el primer diseñador de menswear en obtener el premio International Desginer of the Year por parte de la CFDA (Consejo de Diseñadores de Moda de Estados Unidos, por sus siglas en inglés). El reconocimiento lo recibió de manos de David Bowie, un viejo conocido de Slimane, ya que él había diseñado las prendas del cantante para sus tours.

Una vez más, después de terminar su contrato con Dior Homme, regresó a su gran amor: la fotografía de moda y los retratos. En ese periodo realizó, entre otras cosas, un foto documental —que le tomó 18 meses— sobre la vida del rockero británico Pete Doherty.

Hedi Slimane 9

Retrato de Keith Richards, guitarrista la legendaria banda de rock The Rolling Stones, realizado por Hedi Slimane.

REGRESO A LOS ORÍGENES (EN LA MODA)

Cinco años tuvieron que pasar para que Hedi regresara, como diseñador, al universo de la moda. Por supuesto que volver a una maison no podía resultar en la simple dirección creativa —desde el punto de vista tradicional— de una firma. Debían hacerse algunas declaraciones que reflejaran su visión personal. Slimane regresó a YSL en 2012, y lo hizo en grande.

Genial y polémico fue el retorno del parisino a la firma que lo proyectó en el ámbito internacional. Una de las acciones que tomó fue mudar parcialmente las oficinas de YSL a California, hecho que fue sumamente comentado y cuestionado, debido a que no era bien visto que una firma francesa tan icónica operara fuera del país galo. Sin embargo, como apuntó el historiador de la moda Bronwyn Cosgrave: “Mover el atelier a Los Ángeles parecería un tanto descabellado para una firma couture parisina tan venerable, pero es ahí donde el negocio está hoy en día. Hollywood es la nueva pasarela; las actrices son las que visten las prendas, así que me parece que él [Slimane] está en el lugar correcto. Saint Laurent se trata […] de un nuevo estilo de vida, una estética contemporánea”. El resultado resultó sumamente positivo para la marca.

Hedi Slimane 7

Aunque la crítica por parte de los medios especializados no fue muy buena para las primeras colecciones que presentó en esta segunda etapa, lo cierto es que el público —los clientes y consumidores, porque la moda no se contempla, sino se usa— recibió de forma extraordinaria sus propuestas. Durante este periodo las ventas de la maison subieron como nunca antes en su historia, a pesar de haber cerrado varias tiendas en diversas ciudades, y posicionó a la firma como una de las más importantes del mundo de lujo, más allá de las fronteras francesas.

Pero quizás el cambio más polémico que realizó al frente de la maison fue quitar el “Yves” del nombre. A partir de entonces, la marca fue llamada oficialmente Saint Laurent. Si bien esta acción causó confusión y una serie de duras críticas (entre muchas otras, se le acusó de anteponer su ego sobre la historia y el legado de la firma), algunos lo vieron de forma más objetiva, señalándola como una evolución natural. “Cuando Yves Saint Laurent lanzó su primera línea ready-to-wear la llamó Saint Laurent Rive Gauche. Así es que, de cierta forma, renombrarla tiene sentido. Al final, la respuesta del cliente es lo que cuenta. En la industria de la moda, debes darle tiempo a este tipo de cosas para ver si realmente funcionan”, comentó al respecto Imran Amed, fundador y director de The Business of Fashion.

Hedi Slimane 6

Por su parte, Patricia Romatet, directora de estudios y consultoría del Instituto Francés de la Moda, opinó que quitar el “Yves” del nombre significaba una nueva etapa para la maison, menos ligada a un personaje y más a una marca. “Es como cuando Christian Dior se volvió Dior, o Coco Chanel en Chanel. Estamos viendo ahora a Saint Laurent como una marca en vez de una persona.”

En abril de 2016, el grupo Kering y Hedi Slimane anunciaron que el diseñador no renovaría contrato con la firma.

EPÍLOGO

Una vez más, pasaron casi dos años en los que Slimane estuvo ausente de los reflectores de las semanas de la moda y los micrófonos de los periodistas y editores queriendo entrevistar al diseñador. Sin embargo, este mes —febrero de 2018— el parisino de casi 50 años vuelve a ser noticia al sumir la dirección artística, creativa y de imagen —así fue comunicado— de la maison Céline. Entre sus proyectos —una vez más, no basta con dirigir de forma tradicional una marca— está crear una línea para hombre, otra de alta costura y una colección de fragancias.

“Siempre pienso más en el universo que rodea a las prendas que sólo en la ropa”, afirmó Slimane a DNR hace más de 15 años, frase que tiene vigencia en su forma de abordar la moda. “Se trata más de la imagen general. Me interesa tal persona en el sentido de saber dónde vive, en qué tipo de casa, qué clase de auto conduce, a dónde va a comer o a bailar. En Estados Unidos lo llaman lifestyle [estilo de vida]”.

Quizás cause revuelo —y seguro dará mucho de qué hablar a la prensa— en su camino por Céline. El reto es grande y las expectativas, altas. Y aunque es casi una garantía de un gran éxito, sólo el tiempo, de la mando de los clientes, tendrá la última palabra.

 

*La frase fue tomada de la entrevista realizada por Luke Leitch al diseñador, publicada en Vogue Italia.

 

NOTAS RELACIONADAS