En un instante

Captura esos momentos especiales con la cámara Fujifilm Instax Mini.

En un instante

En 1929, el Dr. Edwin Land revolucionó la naciente industria de la fotografía con la creación de un filtro polarizador, que eliminaba el deslumbramiento y el reflejo de la luz de las lentes de las cámaras.

Más de una década después, en los cuarenta, inspirado por su hija de tres años, quien le preguntó por qué no podía ver la fotografía que recién le había tomado, el Dr. Land comenzó a idear una cámara instantánea. A través de una exhaustiva investigación alcanzó su objetivo. Así, en 1948 se lanzó la primera cámara instantánea comercial. Desde entonces, la fotografía instantánea ha tenido una positiva evolución.

En la década de los noventa, Fujifilm presentó la serie de cámaras Instax, que usaba una película de color de ISO 800 del tamaño de tarjeta de crédito. Hoy, las cámaras instantánea de la firma nipona son sinónimo de calidad y funcionalidad, gracias a su avanzada tecnología.

Ejemplo de lo anterior es la cámara Fujifilm Instax Mini color amarillo, que utiliza una película de color instantánea “instax mini” (se vende por separado). Además, el tamaño de la película (86 x 54 mm) y de la imagen (62 x 46 mm), la hacen perfectas para capturar esos momentos especiales.

También cuenta con enfoque de alternancia de tres rangos accionados por motor (0,3 m – 0,6 m/0,6 m – 3 m/3 m y más allá); modos: Marco (0,3 m – 0,6 m), Normal (0,6 m – 3 m), y Paisaje (3 m y más allá), así como disparador electrónico programado, de medio a un cuarto de segundo.

Su monitor LCD con contador de exposiciones, modo de disparo (Selfie, Macro, Paisajes, Flash de relleno, Hi-Key, Automático), modo Autodisparador (disparo continuo de 1 fotograma/2 fotogramas), la hacen un accesorio superpráctico.

La cámara Fujifilm Instax Mini de venta en El Palacio de Hierro.

En este artículo: Fujifilm, Cámara, Fotografía, Instantánea
NOTAS RELACIONADAS