El tiempo, un objeto Hermès

Descubre diversos significados del tiempo para Hermès a través de una divertida experiencia digital.

Hermès fue fundada en 1837 en París como una firma dedicada al diseño y manufactura peletera. Muchas cosas han pasado desde entonces y, aunque conserva su maestría y saber hacer en el arte del trabajo en piel, actualmente cuenta con una amplia gama de productos de lujo como prendas ready-to-wear, accesorios, perfumes, joyas y una línea para el hogar.

También cuenta con una división de relojería, que goza de fama por su excelencia en el diseño, atención al detalle y profunda calidad bajo el sello Hecho en Suiza. A decir de Laurent Dordet, actual CEO de la firma, “en Hermès nunca ha existido la urgencia por producir en serie, sino todo lo contrario, queremos que cada pieza de la maison sea exclusiva. Con esa misma filosofía es con la que creamos nuestros relojes”.

El objetivo de Hermès, en cuanto a relojes se refiere, no es intentar estar a la par de firmas con una tradición relojera de cientos de años, sino crear objetos en los que se plasme, de manera evidente, el estilo único, la historia y el saber hacer de la firma. “No queremos y no vamos a parecernos a nadie. Nuestros guardatiempos tienen que ser únicos, su función es darle al tiempo un giro inesperado”, comenta Dordet.

El tiempo, un objeto Hermès 1

Hermès crea objetos prácticos y funcionales, resultado de un exigente savoir-faire. A través de sus creaciones, la firma convierte lo cotidiano en un patio de solaz y recreo, y cada instante en un momento privilegiado. Para la maison el tiempo también adquiere la cualidad de objeto. Más que medir, secuenciar o controlar, la casa va en pos de otro tiempo: uno destinado a despertar emociones, a abrir paréntesis, y a crear espacios de fantasía y esparcimiento.

Con esto en mente, Hermès lanzó una experiencia en línea en la que, a través de videos realizados por artistas en varias ciudad del mundo, se desvelan nuevos significados del tiempo y de los lugares, y se descubren propuestas que, según afirma la marca, “cambiarán en función de dónde esté y la hora que sea”.

La aventura digital que propone Hermès viene de la mano de varios artistas que se han prestado a participar en el juego: desde Nueva York, el autor e ilustrador Christoph Niemann; desde París, el artista pop David Luraschi; desde Buenos Aires, donde creció y se formó en los oficios del cine, la directora Clara Cullen; desde Sídney, el heredero del surrealismo con sus collages retrofuturistas Sammy Slabbinck; desde Bombay, el joven compositor, productor, DJ y diseñador de sonido Ateph Elidja; para terminar; y desde Shanghái, Zachary Lieberman, que adapta la tecnología a fines lúdicos

Sumérgete en esta experiencia digital y vive el tiempo Hermès dando clic aquí, o con el siguiente código QR:

El tiempo, un objeto Hermès 2

Descubre el universo de relojes Hermès en El Palacio de Hierro.

 

NOTAS RELACIONADAS