Jorge Viladoms, músico, filántropo y embajador de Jaeger-LeCoultre

El mexicano Jorge Viladoms es profesor del Conservatorio de Lausanne, Suiza, un ferviente altruista en pro de la niñez y embajador de la firma de alta relojería Jaeger-LeCoultre. Ésta es su historia.

Jorge Viladoms, músico, filántropo y embajador de Jaeger-LeCoultre 1

Podría parecer un modelo de alguna campaña de Calvin Klein, pero se trata de un personaje alejado del mundo de la moda. De personalidad sencilla, sensible y afable, es un pianista apasionado, un hombre cuya necesidad de ayudar a los demás desborda sus propios límites y, en medio de todo eso, es embajador de una de las firmas de relojes suizos con mayor historia: Jaeger-LeCoutre.

Hijo menor de un médico y una ceramista dedicada a su familia, Jorge (Durango, 1985) creció en un hogar donde el altruismo y la sensibilidad hacia el otro eran pan de cada día. “Tuve una infancia feliz. Como película de Hollywood”, aseguró hace unos años en una entrevista publicada en la versión mexicana de T Magazine. Su padre realizaba operaciones gratuitas en su natal Durango, mientras su madre ayuda a niños de un orfanato. En ese contexto creció Jorge, quien no mostró gran interés en la música desde pequeño, a pesar de tener un gran piano de cola Bechstein que heredó de su abuela.

Jorge Viladoms, músico, filántropo y embajador de Jaeger-LeCoultre 2

A los 14 años se mudó junto a su familia a Puebla. Ahí, un evento inesperado y trágico cambió por completo su vida: su padre sufrió un aneurisma y, una semana después murió. Jorge tenía tan solo 15 años. “Lo que a mí me salvó… Teníamos ese piano y mi mamá me preguntó: ‘¿Quieres tocar el piano? ¿O lo vendemos?'”, comentó Viladoms en la misma entrevista. Después de mudarse —con el piano— cinco veces en un mismo año, se dijo a sí mismo: “sí, me gustaría tocarlo”.

Hasta ese momento, aún no consideraba  a la música como una profesión. “Nunca imaginé que iba a ser músico. Mi papá me dijo antes de morir que la ingeniería química era el futuro”, afirmó a T Magazine. Sin embargo, paulatinamente se fue sumergiendo cada vez más en las melodías y los acordes, en gran medida como un paliativo para su duelo: “La música fue sin duda una de las razones por las que yo salí adelante de muchas situaciones muy tristes durante mi adolescencia. Siempre he dicho que sentir los acordes de un instrumento, escuchar sus notas y sentir sus vibraciones son la mejor terapia para todos los males”, comentó a La Gaceta.

Jorge Viladoms, músico, filántropo y embajador de Jaeger-LeCoultre 3

Siguiendo el paso de sus hermanos mayores, se fue Europa a estudiar idiomas. Como no le dieron la visa para París, decidió irse a Suiza, donde uno de sus hermanos estudiaba arquitectura. Mientras el joven Jorge —de apenas 18 años y sin total certeza de hacia dónde dirigir su vida— realizaba algunos pequeños trabajos en el país europeo para ganarse la vida, conoció a un chelista (que se convertiría con el tiempo en uno de sus más cercanos amigos). Él lo convenció de realizar el examen de admisión al Conservatorio de Lausana.

En su audición tocó un preludio de Rachmaninoff  “con errores”, según recuerda. “Cuando llegué al Conservatorio, no sabía a ciencia cierta lo que estaba haciendo. Tampoco estaba seguro de que fuera mi verdadera vocación, pero como siempre lo he dicho: la ignorancia a veces también es buena. Y en mi caso, ser ignorante me ayudó muchísimo en algunos aspectos. Sólo recuerdo que tocaba el piano con el corazón, ¡con las tripas! y eso fue lo que llamó la atención de mis maestros”, dijo a La Gaceta con añoranza, pasión y risas.

Jorge Viladoms, músico, filántropo y embajador de Jaeger-LeCoultre 4

Así comenzó una etapa de intensos estudios que lo trasladó de lo amateur a lo profesional, pasando por un deseo de ser compositor a convertirse en un extraordinario intérprete de uno de los instrumentos más completos que se hayan inventado en la historia: el piano. Hoy, consagrado como uno importante músico, es también profesor de su alma mater. Ha realizado conciertos en los más destacados festivales de música de Europa, como el Festival St. Prex Classics, el Château d’Annecy, el Festival de Piano de St. Ursanne, el Festival de Sion y el Steinway Hall de Suiza.

Jorge Viladoms, músico, filántropo y embajador de Jaeger-LeCoultre 5

En México, se presentó por primera vez en 2012, año que marcó un hito en su vida profesional y personal: realizó un concierto en el Assembly Hall del Palais des Nations de las ONU en Ginebra, donde anunció la creación de su fundación Crescendo con la Música, la cual tiene como objetivo apoyar el desarrollo de niños de bajos recursos a través de la música. “Hace dos años, la fundación le donó 100 instrumentos a una escuela en Guadalajara. Este año [2017] tuvimos un campamento al que convocamos a maestros de Europa y Estados Unido para que dieran talleres y clases magistrales”, platicó con emoción a La Gaceta.  “Para muchos de estos niños y sus familias, la música ha cambiado por completo sus vidas. Los ha alejado de peligros y los ha unido. Ésa es una de mis mayores satisfacciones y algo extremadamente emotivo”, agregó.

Jorge Viladoms, músico, filántropo y embajador de Jaeger-LeCoultre 6

¿Y cómo se convirtió en embajador de Jaeger-LeCoultre? “Cuando llegué a Suiza y me adapté a mi nueva vida, empecé a entender cómo la alta relojería es verdaderamente parte de la vida del país. Es una cuestión cultural muy arraigada, es un símbolo nacional. Así que me empecé a documentar y a estudiar, porque si en Suiza no sabes hablar de alta relojería, estás un poco fuera. El caso es que en una ocasión un amigo mexicano asistió a Baselworld y fue él quien me introdujo al mundo de Jaeger-LeCoultre, pero hasta ahí quedó. Hace unos años, vine a una entrega de premios y la firma se me acercó para invitarme a ser su embajador y obviamente no tuve que pensarlo ni un segundo, dije que sí antes de que terminaran de hacerme la propuesta”, nos respondió entre risas. 

 

Si quieres conocer más sobre este mexicano ejemplar, ve a cualquiera de nuestras tiendas y toma tu edición 186 de La Gaceta, donde publicamos una entrevista a Jorge Viladoms.

Descubre el universo de Jaeger-LeCoultre en El Palacio de Hierro.

 

*Imágenes: Cortesía de Jaeger-LeCoultre

NOTAS RELACIONADAS