Glamuroso Oasis

El corazón de Playa del Carmen esconde un refugio magnífico: el hotel Thompson.

La segunda propiedad de los hoteles Thompson en México se encuentra ubicada en el corazón de Playa del Carmen.

El grupo de hoteles de lujo ofrece la experiencia de un hospedaje cosmopolita, que llena un hueco en la oferta de este destino del caribe, con dos conceptos distintos: el hotel de 92 habitaciones, que abrió hace poco más de un año sobre la popular Quinta Avenida, y su hermano pequeño, el exclusivo Beach House de 27 habitaciones, que se sumó a principios de este año y se localiza a solo unas cuadras del primero, frente al mar.

Playa del Carmen 11

La alberca es uno de los principales atractivos del hotel.

Hotel con personalidad

La primera impresión cuenta. El Thompson es un hotel con personalidad. Al igual que otros complejos de la compañía hotelera en destinos como Chicago o Nueva York, este también se caracteriza por su estilo cosmopolita y contemporáneo. El diseño de interiores, intervenido exquisitamente por el despacho de talento mexicano Niz + Chauvet, combina estos atributos con una sofisticación cool. La decoración es moderna y elegante, pero sin pretensiones.

Playa del Carmen 9

El lobby tiene un diseño que te atrapa de inmediato.

Playa del Carmen 7

Gran parte del mobiliario en el hotel es hecho en México.

Apenas en la entrada, diseños geométricos y texturas dinámicas dan forma al piso del lobby, mientras que en una pequeña estancia destaca el mobiliario hecho a mano en México. Un conjunto de panama hats colocados estratégicamente en serie sobre la pared, asemejan a una instalación de arte contemporáneo. (Sabes que estás en el lugar correcto cuando el coffee table book es un libro de moda). Sea un cuadro, una lámpara, una escultura de coral, donde quiera que se fije la mirada se encuentra con algo atractivo. La atención al detalle es evidente en cada rincón. 

Glamoroso oasis 1

Cada detalle de la decoración está exquisitamente cuidado.

En este lugar la comodidad está garantizada. La atmósfera de las amplias habitaciones es tan cautivante que es tentador quedarse en la habitación a leer un libro o disfrutar del chaise lounge en el balcón. Pero sería casi pecado cuando el paisaje soleado y el mar aguardan para ser contemplados por horas desde la terraza principal del área común, donde una alberca infinita se extiende a lo largo de cinco metros, uno de los distintivos más atractivos de este alojamiento.

Playa del Carmen 6

Las habitaciones del hotel principal ofrecen una experiencia de lujo.

No importa cuál sea el mood, en la alberca hay opciones para todos. Camastros individuales en el agua, sillones con sombrillas y salas privadas invitan por igual a rendirse y disfrutar. La música de fondo, cortesía del DJ que armoniza diario el ambiente, es igual de arrulladora que de optimista —así de contradictorio— y fusiona la tranquilidad con dinamismo. Sin ninguna duda, en este paraíso el tiempo corre más despacio, lo que sirve para recordar que en ocasiones basta dejarse fluir como el mar. Y aunque en el paisaje no predomina el silencio, la calma es absoluta.

Playa del Carmen 10

La alberca principal tiene una vista panorámica.

Playa del Carmen 5

Las salas privadas del área común permiten mayor privacidad.

En el mar, la vida es más sabrosa

Los restaurantes de ambos hoteles, dirigidos por el chef Pedro Abascal, son el maridaje perfecto de la experiencia Thompson para aquellos que consideran la gastronomía un factor clave durante los días de descanso. 

El Cinco sirve todos los días desayunos y comidas con el ingrediente perfecto: vista panorámica al mar. Los hot cakes esponjados, con un toque avainillado y bañados en una miel con notas de jengibre, son una delicia. Igualmente la tostada de pulpo a las brasas con pepino y aguacate. Y los ceviches, que cambian todos los días según la pesca del día y se preparan de acuerdo a los ingredientes de la temporada, son obligados para degustar ingredientes locales.

Playa del Carmen 4

El desayuno con vista al mar es inigualable.

Playa del Carmen 12

El menú del restaurante en el Cinco cambia de acuerdo a los ingredientes de la temporada.

Al otro extremo de la azotea se encuentra el Catch, un concepto culinario originalmente neoyorquino que ofrece platos como pulpo a las brasas, camarones crujientes y una variedad de sashimis. Cocteles como mezcal con piña y jengibre, o ginebra con maracuyá y romero, son un complemento perfecto. Pero en el lugar no solo el menú y sus exquisiteces son la especialidad. Por las noches, la atmósfera y la música en vivo, que reitera que estás en una playa caribeña, invita a quedarse por largas horas.

Playa del Carmen 3

El Catch ofrece los mismos platillos del restaurante original en Nueva York, además de alternativas mexicanas.

Playa del Carmen 2

Una cena en el Catch puede convertirse en la noche más divertida.

La casa en la playa

A solo unos minutos a pie del hotel principal, el Beach House ofrece una experiencia más íntima con sus 27 habitaciones, todas con vista al mar. Al igual que su hermano mayor, la decoración es rica en diseño y en el ambiente se respira un aire de exclusividad. En cuanto a la oferta culinaria, no se queda atrás. El C Grill, también del chef Abascal, se distingue por su cocina mediterránea y sus cocteles artesanales. Una cena con vista al atardecer, y con la opción de una cata de tequila personalizada, complementan perfectamente la estancia en este paraíso.

Playa del Carmen

El Beach House ofrece comodidad exclusiva en la playa.

Playa del Carmen 13

Todas la habitaciones tienen vista al mar.

Playa del Carmen 1

El menú del C-Grill es perfecto para una comida al atardecer.

Glamoroso oasis

La playa donde se encuentra el Beach House es paradisiaca.

La experiencia Thompson, más que un lugar para hospedarse, es un refugio para la relajación absoluta. El tiempo aquí pasa despacio. Una breve escapada a Playa del Carmen puede convertirse en el viaje más duradero.

Imágenes: cortesía Thompson.

NOTAS RELACIONADAS