“Las arrugas tienen su encanto”

En París, conversamos con Isabelle d´Ornano, cofundadora de Sisley. A diferencia de las estadounidenses, que acuden a las cirugías plásticas casi masivamente, para las empresaria francesa, "las arrugas tienen su encanto".
Borrador automático 377
Borrador automático 377

En 1976, Isabelle d´Ornano fundó Sisley junto a su marido, el científico polacofrancés Hubert d´Ornano.

En 1976, el empresario y científico Hubert d´Ornano fundó, junto a su esposa Isabelle, una pequeña línea de cosméticos. Cuatro décadas más tarde, Sisley es una de las marcas más prestigiosas de la industria de la belleza. Viajamos a París para platicar con madame d´Ornano sobre la firma que aún pertenece a su familia.

  • ¿Cuál es la intención de la marca al momento de crear nuevos productos?
  • Lanzar tratamientos de calidad y satisfacer las necesidades de los clientes. Lo que importa es la eficacia de los productos y eso se ha logrado desde el principio, gracias a la experiencia que adquirió mi marido al investigar las propiedades de las plantas. Siempre hemos encontrado en la naturaleza todo lo que necesitamos. Lo único que nosotros debemos hacer es seguir buscando.

 

  • La industria de la belleza es muy competitiva. ¿Cuál es el diferenciador de Sisley?
  • Tratamos de alcanzar la mejor calidad sin escatimar en costos. Después, es el usuario el que juzga.

 

  • ¿Cuáles son las ventajas de ser una compañía familiar?
  • Todo depende del talento de cada familia. Si a los miembros les gusta el negocio y sienten la misma pasión que los fundadores, todo será más fácil. Nosotros nos entendemos y es un placer trabajar con mis hijos. siempre tenemos algo de qué hablar y analizar en beneficio de la empresa.

 

  • ¿Qué consejo de belleza nos daría?
  • Que hay que empezar a cuidarse lo más pronto posible, pues es mucho más fácil evitar que reparar. Además, limpiarse bien la cara todos los días, hacerse una mascarilla de vez en cuando y usar un buen hidratante.

 

  • ¿Qué opina sobre la cirugía plástica?
  • Es algo muy personal. Depende del carácter y la vida de cada uno. He ido mucho a Estados Unidos y me doy cuenta de que ahí no soportan la idea de tener una sola arruga. Yo no creo que tengan nada malo: al contrario, tienen su encanto.
En este artículo: Sisley, Lujo
NOTAS RELACIONADAS