El mejor oficio del mundo

Cuatro preguntas a Carlos Martín del Campo, embajador de Glenfiddich en México.
 1
Glenfiddich
 1 Glenfiddich

“Sláinte!” (“salud” en gaélico), dice Carlos Martín del Campo, embajador de Glenfiddich en nuestro país.

  • ¿Recuerdas tu primera vez con un whisky? 
  • Sí. Fue una botella de blended whisky en alguna reunión en la universidad, pero en ese momento no aprecié lo que estaba tomando. Recién años más tarde empecé a disfrutar y valorar su legado. Mi primer Single Malt fue, casualmente, un Glenfiddich 21 años, que mi papá compartió conmigo. Fue un parteaguas en mi historia con esta bebida: lo que en su momento me llamó la atención fue la diversidad de aromas y sabores que tiene. De hecho, de las cien destilerías de malta que hay en Escocia, cada una tiene su manera de producir su whisky.
  • ¿Cómo tomas tu whisky?
  • Con buena compañía y, si estoy solo, con música y un habano.
  • ¿Tu maridaje preferido?
  •  Un Foie Gras con una mermelada de mandarina y un vaso de Glenfiddich 15.
  • ¿Cómo se llega a ser embajador de Glenfiddich? 
  • Definitivamente la suerte tiene que estar de tu lado. Pero algo que no puede faltar es la pasión por el Single Malt que cambió la historia del whisky. En mi caso gané un concurso en el que más de mil personas competían por representar a Glenfiddich. Realmente no pienso que mi trabajo sea tal: de hecho, siento que me pagan por hacer lo que más me apasiona.
En este artículo: Glenfiddich, Whisky
NOTAS RELACIONADAS