NUEVA DIRECCIÓN

La francesa Brigitte Comazzi-Duval fue nombrada el año pasado directora creativa de Gerard Darel, una marca de enorme tradición, prestigio y un estilo atemporal que trasciende tendencias. Platicamos con ella en París sobre el nuevo reto que enfrenta.
NUEVA DIRECCIÓN 8

La mujer Gerard Darel tiene elegancia natural y muestra sofisticación con prendas contemporáneas.

¿Cómo te convertiste en directora creativa de Gerard Darel?

He estado en la industria de la moda por mucho tiempo. Conocía a gente que trabajaba en la marca. Tuve varias reuniones con los directivos en las que les expresé la idea que tenía sobre Darel. Llevé un board con varios bocetos, muestras de telas y algunas imágenes y fotografías con las que expliqué todo lo que quería hacer. Así fue como obtuve el empleo.

¿Qué fue lo primero que pensaste cuando te dijeron que te quedabas con el puesto?
Gerard Darel estuvo en mi mente por mucho tiempo. Mi estilo es muy similar al de la marca, por lo que no me sorprendió que me ofrecieran el puesto ¡Yo era la indicada! [risas].

La marca todavía no es tan conocida en México, ¿puedes decirnos en pocas palabras quién es Gerard Darel?
El señor Darel nunca existió. El creador de la marca se llamaba Gerard, y Darel viene de las personas que le ayudaron a fundarla, no es su apellido real. Gerard la fundó en 1971. Nunca lo conocí.

Tienes poco tiempo en la firma, ¿cómo han sido estos meses?
La primera colección que hice fue la de SS-15 y todo ha sido muy emocionante. Además, soy muy afortunada, porque me dejaron armar mi propio equipo. Cuando llegué, me encontré con personas increíbles, pero quería que la gente a la que conozco desde hace muchos años siguiera trabajando conmigo, así que los invité a unirse a este proyecto, ¡y todos aceptaron!

¿En esta colección ya podemos ver tu influencia o tendremos que esperar un poco más?
Ya se empieza a notar mi perspectiva, pero siento que se percibirá mejor en la siguiente, que será Fall-Winter 2015/16. En esta primera colección tuve que entender a la marca. Pero sí cambié algunas cosas, tanto de creación como de producción. Para primavera quería más moda, más color y más feminidad, pero me gustaría impregnar mucho más mi personalidad en la próxima temporada.

¿Cómo describirías tu perspectiva sobre la moda?
No me gustan las fashion victims, ni que las colecciones sean oportunistas y sigan las últimas tendencias sin sentido. En Gerard Darel tenemos que ser chic pero modernos al mismo tiempo. Es un nuevo clasicismo, porque estar a la moda no es siempre vestir a la moda. La marca es conocida por sus básicos, que son vanguardistas y contemporáneos. No pienso olvidar el pasado, ni los grandes aciertos que le han dado prestigio a la marca.

“UNA MUJER LUCE ELEGANTE CUANDO REFLEJA SU INTERIOR CON LA ROPA. DE INMEDIATO SE PERCIBE SU ESTILO”.

¿Eso quiere decir que algunas piezas pueden permanecer en el guardarropa por mucho tiempo?
¡Exacto! Ahora a más mujeres les gusta jugar con lo que ya tienen y mezclarlo con prendas nuevas. No cambian completamente su clóset cada temporada. Me gusta la idea de ofrecer una colección que puedas usar tiempo después, aunque a las mujeres siempre les guste comprar y comprar [risas]. Creo que es más complicado hacer una colección que logre un equilibrio entre lo básico, lo clásico y lo moderno, que hacer una más alocada sólo por hacerla fashion.

Actualmente, muchas marcas que ya tienen algo de historia están contratando a nuevos talentos para que las renueven y generen más ganancias, ¿cuáles son tus planes para la firma?
Cuando me hablaron para venir a Gerard Darel, me pidieron traer estilo y modernidad. Tengo que cumplir con las metas que me imponen, pero también necesito creatividad e inspiración, y eso no es cuestión de dinero. Desafortunadamente no tengo una varita mágica para que todo lo que yo proponga genere enormes ganancias, pero claro que cuando armo una colección tengo que pensar en eso, aunque no es lo único que tomo en cuenta.

¿Es difícil lograr un balance entre creatividad y ventas?
Es muy complicado, sobre todo porque actualmente las mujeres pueden encontrar los mismos colores y las mismas siluetas en casi cualquier marca. La mayoría de los diseñadores siguen las mismas tendencias, por lo que las colecciones son muy similares. Pero nosotros somos diferentes, tenemos una personalidad muy definida, le damos un twist a las tendencias innovando con algún estampado o una tela única. Esto cambia totalmente una prenda.

¿Qué tanto utilizas tu instinto y tu intuición cuando diseñas?
Siempre procuro seguir mis corazonadas. Hay mucha gente a mi alrededor que trata de influenciarme, pero invariablemente regreso a mis ideas originales.

¿Cuántas horas trabajas al día?
¡Todo el tiempo! Siempre estoy pensando en crear. A veces no puedo ni dormir y me la paso diciendo “en cuanto regrese a la oficina tengo que hacer ésto o aquello”. Es la única manera. Este trabajo no podría realizarse en 35 horas a la semana. Sería imposible. Mi cerebro siempre está procesando algo, especialmente cuando estoy por hacer una colección nueva. Esas semanas pueden llegar a ser muy difíciles para mi esposo y mi familia, porque son muy estresantes.

¿Qué tanta libertad creativa te otorgaron los  directivos de la compañía?
En cuestiones creativas soy muy libre, confían mucho en mí. Esta libertad me la han dado porque soy una diseñadora madura. Ya no hago cosas alocadas. Tengo que seguir el espíritu y las ideas de la marca. Al final, trabajo para Gerard Darel. Intento que los diseños reflejen mi visión pero que, al mismo tiempo, predomine el estilo de la firma.

¿Cómo ha reaccionado la gente con tu primera colección?
La respuesta ha sido muy positiva. Afortunadamente hemos recibido muy buenos comentarios de clientes y de especialistas en moda. Me han dicho que notan un gran cambio, que se han vuelto a encontrar con la esencia original de Gerard Darel, la cual no se percibía hacía muchos años.

¿Crees que las clientas de la marca estarán dispuestas a recibir tus cambios con los brazos abiertos?
Supongo que sí, porque muchas me han dicho que les gustaría encontrar algo aún más femenino en la firma. Hace 10 años la propuesta era más smart casual con un look medio bohemio. Muy parisino. Tenía un feeling muy especial que se había perdido en los últimos años. Quiero que otra vez la marca sea cool.

¿Qué hace que algo sea cool?
Tiene que ver con lo que se asocia con el producto y eso es responsabilidad de todo el equipo que trabaja para la marca. Los departamentos de marketing y publicidad tratan de entender la actitud cool para comunicarla en campañas, espectaculares o lookbooks. Tomará al menos dos temporadas más para que entiendan bien mi mensaje.

¿Qué más te gustaría cambiar?
El logotipo. Ya estamos trabajando en eso. Me gustaría que fuera más parisino y que así se aprecien mis cambios en todos los sentidos.

¿Te gustaría llegar a tener tu propia marca algún día?
Cuando era joven tuve una. Era pequeña y aún así fue muy complicado mantenerla. Para lograrlo debes tener un apoyo económico muy grande. Para mí era muy difícil manejar las dos partes, la del negocio y la de las ideas. Cuando empiezas tu propia marca es mejor que alguien más se ocupe de la parte de negocio o que tengas un buen patrocinador.

¿Qué consejo le darías a todos aquellos a los que les pasa por la cabeza entrar al negocio de la moda?
Les diría que es uno de los trabajos más difíciles del mundo [risas]. Tienen que estar conscientes de que la moda no es lo más importante en la vida, pero hay que darle la seriedad necesaria. Es imprescindible que sean creativos y que estén abiertos a los cambios en todo momento. Deben estar enterados de lo que está pasando en el mundo. La moda cambia constantemente, ¡es una industria que nunca para! No cualquiera puede tener éxito en este negocio.

Por último, ¿qué consejo le darías a una mujer para vestirse mejor y encontrar su propio estilo?
Que por nada del mundo sigan al pie de la letra los consejos de las revistas [risas]. Jamás deben usar algo que no vaya con ellas o que las haga sentir incómodas. Les diría que necesitan verse más al espejo para apreciar su propio reflejo. Una mujer luce muy elegante cuando refleja su interior con la ropa, de inmediato se percibe su estilo. También les diría que eviten a toda costa intentar ser alguien más. Deben entender que las modelos han pasado por un largo proceso de maquillaje y una costosa edición en Photoshop.
gerarddarel.com

Gerard Darel de venta exclusiva en El Palacio de Hierro.

En este artículo: Gerard Darel, Exclusiva
NOTAS RELACIONADAS