Entrevista a José María Blanco Alonso

José María Blanco Alonso, director general de Grupo Palacio de Hierro comparte la dirección de la empresa en el marco de la apertura de la tienda en Interlomas.
EN EL BLANCO 4

 ¿Nos podría compartir sus impresiones generales de El Palacio de Hierro Interlomas?
La tienda de Interlomas nació después de haber abierto la tienda de Guadalajara (en 2008), la cual realmente nos quedó fantástica. Es una tienda muy grande, de más de 30,000 m2. Después de eso, nosotros buscábamos hacer algo fuera de serie. Nos inspiramos, principalmente, en tiendas de Europa; sin desatender lo que sucede en Estados Unidos. Debo confesar que siempre nos ha atraído más Europa. Hay que recordar que las tiendas departamentales nacieron en Francia.

 

¿Bajo qué visión dirige El Palacio de Hierro?
Mi visión responde a lo primero que me dijo el Lic. Alberto Baillères, cuando me contrató: El Palacio de Hierro es una tienda que va dirigida a un target muy especial, por lo mismo, será una cadena con selectas tiendas; además de que éstas, no caben en cualquier lugar. Pero lo que sí podemos hacer es: ¡tener las mejores!

 

¿Cuándo comenzó a trabajar en El Palacio de Hierro?
En 1992 y, enseguida, empezamos con el proceso de cambio. Cuando entré, se estaba realizando el proyecto de Santa Fe. Ahí pude meter mi cuchara y aportar mis ideas. Hicimos una tienda espectacular. Ahí incluimos, por primera vez, un área Gourmet, luego todas las departamentales la tuvieron. Es un departamento que genera mucho movimiento en las tiendas.
Nosotros nos guiamos mucho por los mercados internacionales. Por ello comenzamos a meter también boutiques. Así entró Louis Vuitton, Gucci, Salvatore Ferragamo y Tiffany & Co., entre otras marcas, con las que se conforma el Mundo de Lujo Palacio.

 

¿Qué novedades veremos en Interlomas?
Pensamos en una nueva forma de organización y distribución de los espacios. En Interlomas, los pasillos casi no existen, hay unos en el atrio principal, pero nada más. El recorrido de los diferentes departamentos es muy distinto.
Otro tema son las pantallas, las cuales son lo más moderno en su tipo. En ellas podemos anunciar las marcas, reproducir eventos nuestros o internacionales. Así, los clientes, en el punto de venta mismo, pueden ver qué es lo que está pasando dentro de la tienda o en el resto del mundo.

 

En esta nueva tienda, ¿qué departamentos le gustaron más y por qué?
Muchos, hay espacios increíbles, como el departamento Infantil. Creo que nunca le habíamos dado el toque que queríamos, pues siempre teníamos como prioridad las áreas de Damas, Caballeros, Zapatería o Tecnología. En este caso, le damos un nuevo concepto al departamento Infantil, donde hay un enorme muro especialmente diseñado para zapatos, que parece un estadio, por su diseño de gradas.
Otra de mis cosas favoritas es el árbol que pusimos en Damas. Interesantes también son el área de Deportes, la pantalla del atrio y la superpantalla de la fachada. Resultado de las grandes colaboraciones de especialistas que tuvimos.

 

José María Blanco y Don Alberto Baillères en un recorrido por Interlomas, semanas antes de la inauguración

¿Por qué se decidió recurrir a diferentes despachos para ambientar cada espacio?
No lo pensamos mucho, ¡tuvimos que hacerlo! Era necesario. Sinceramente, en un principio, yo tenía miedo, pues teníamos a varios despachos dentro de la tienda y no sabíamos cuál sería el resultado. Sin embargo, se pudo hacer una perfecta combinación entre uno y otro, porque está todo bien armonizado.

 

 

¿Creen que mucha gente que no vive en la zona se transportará a Interlomas para conocerlo?
¡De eso estoy totalmente seguro! No tengo dudas de que El Palacio de Hierro se va a volver un destino por sí mismo. No sólo lo conocerán, también regresarán.

 

¿Cómo definiría la personalidad de Palacio Interlomas?
Es una tienda departamental completa, una full department store, pues en ella tenemos ropa, muebles, gourmet… todo con un nuevo concepto.

 

¿Con qué adjetivos describiría esta nueva tienda?
Más que describirla, creo que es importante verla. Es una tienda que, cuando estás adentro, te lleva por todos los departamentos, gracias a la forma en que se organizaron los espacios. Ese es el nuevo concepto, el cual es muy difícil de describir. Se trata de un lugar que te invitará a quedarte, para que lo recorras.

 

En lo personal, ¿cómo vive el ser Totalmente Palacio?
Ser Totalmente es una forma de ser… ¡una forma de vivir! En lo personal, trabajar en Palacio me hace vivir en un palacio (risas). Pero, me siento orgulloso de serlo, siento que también el personal que tenemos se siente orgulloso de estar trabajando con nosotros. ¿Por qué? Porque, hoy por hoy, es la mejor cadena departamental del país. Repito, no es la más grande, pero sí la mejor.

 

¿Hacia dónde va El Palacio de Hierro?
Sobre el mismo rumbo que llevamos actualmente. Ahora también tenemos una cadena de Casa Palacio y las Boutiques Palacio, pero que, de cualquier forma, han logrado crear una personalidad propia.

 

¿Fue complicado?
Lo difícil es impregnar la cultura de la empresa al personal. Eso ocurre con el tiempo. Nosotros llevamos con el Totalmente 10 años o más. Cuando empezamos sí nos costó trabajo, pero ahora, la gente lo absorbe más rápidamente.

 

En esta cultura, ¿qué lección significa El Palacio de Hierro Interlomas?
Es una tienda completamente diferente a las demás, pero sigue siendo Totalmente Palacio. Dudo que exista una similar en otro país. Obviamente, yo no conozco todo el mundo, pero ésta es radicalmente distinta a todas las que yo conozco.
Hay muchas tiendas que sólo son como un cajón de ropa, pero el nuevo Palacio va muchísimo más allá.

En este artículo: El Palacio de Hierro, Entrevista
NOTAS RELACIONADAS